La fotografía gastronómica es un tipo de fotografía que cada día se demanda más. Un tipo de fotografía donde la creatividad, la textura, el color y el enfoque, nos regalan escenas absolutamente inolvidables. Hoy queremos que conozcáis esta modalidad, así como sus claves y consejos. ¡No os lo perdáis!

Las claves de la fotografía gastronómica

Quizás, a priori, la fotografía gastronómica no es el tipo de fotografía más conocida o soñada por los profesionales, pero lo que sí que es cierto es que las nuevas tecnologías y las redes sociales la han puesto muy de moda. Hoy tanto expertos de la fotografía como aficionados de la vida saludable, la nutrición y el deporte, sacan partido profesional de esta especialidad en redes sociales como Instagram, dejándonos asombrados de lo que un plato de comida o postre puede llegar a transmitir en un segundo.

Textura y composición de la fotografía gastronómica

Ejemplo de fotografía gastronómica

Si nos adentramos más en esta especialidad, cuando realizamos una sesión fotográfica gastronómica es importante disponer de diferentes perspectivas y encuadres de los objetos a fotografiar, pues aportaremos mucha más riqueza visual a  nuestro trabajo final. 

La fotografía gastronómica es un tipo de fotografía donde tienes que tener preparados muchos detalles antes de comenzar a disparar y donde el modo manual de la cámara será tu gran aliado. Por ello, he decidido daros las claves fundamentales de este tipo de fotografía.

Iluminación

La iluminación es fundamental en este tipo de fotografía, donde no se aconseja mucho el uso del flash y donde se intenta usar la luz natural a través de ventanas, o cualquier medio, lo máximo posible.

Vajilla

La vajilla tiene un papel súper importante en fotografía gastronómica, pues determina gran parte cómo va a salir la fotografía y lo que va a transmitir a su público, por lo que se aconseja cuidar este detalle todo lo que se pueda.

Fotógrafa gastronomía Barcelona

Fotografía de la artista Laura Ponts

Detalles

Los detalles al igual que la vajilla son claves fundamentales en el éxito de nuestro plato, pues suele ser lo primero en lo que nos fijamos. Por ejemplo, podemos utilizar pétalos, perejil, frutos e infinidad de detalles.

Trípode

En este tipo de fotografía no puedes olvidar el uso del trípode, pues te ayudará muchísimo en las composiciones, a aprovechar la luz todo lo posible y a que tus platos tengan toda la nitidez que necesitan para resultar completamente apetecibles.

Difusor y reflector

Te aconsejo un difusor para fotografía culinaria, donde una cortina clara o un papel de seda te ayudaran a transformar la luz dura en luz suave si no dispones de un estudio profesional.

Material necesario para fotografía gastronómica.

Material para la fotografía gastronómica

El uso de reflector en muchos casos será necesario, pues necesitaremos llevar la luz al lugar donde la necesitamos. Además de espejos y otros complementos útiles en esta tarea.

Composiciones y mensaje

Las composiciones son fundamentales en fotografías gastronómicas, donde la simetría, el ritmo y la perspectiva lo son todo en una buena fotografía. Estudia éstas antes de comenzar.

Este tipo de fotografía quiere transmitir un mensaje, y éste con tu fotografía debe ser claro y sencillo. Es decir, cuando veas la fotografía directamente sabes lo que quiere transmitirte.

Por ello, las composiciones deben ser creativas pero también sencillas y directas.

Composición en estudio.

Composición creativa de fotografía culinaria

Y por último, no olvides retocar tus fotografías con buenos programas de edición para obtener resultados decentes. ¡Olvídate de los filtros y sé creativo!

¡Suscríbete al Newsletter!

¡Aprende fotografía GRATIS recibiendo cada semana el nuevo post del blog!

Recuerda confirmar la suscripción con el enlace enviado a tu correo electrónico